Si no lo sabes aún, inconscientemente nuestro campo unificado de consciencia nos arma el escenario perfecto con los actores perfectos para reflejarnos en el otro; nos espejamos y vemos cosas que no nos gusta, nos caen mal y como nos cuesta responsabilizarnos (hacernos cargo) de ello, lo alejamos sin aprender, sin hacer consciente aquello que podríamos corregir. Que paradoja, una forma de encontrar las cosas que no nos gustan de nosotros mismos.

Con quienes he podido hablar estos días de resguardo y compartir nuestras experiencias internas gracias a las redes, el COVID-19, la pandemia, nos vino a enseñar algo, pero muchos hacemos lo mismo que expliqué mas arriba: No me quiero reflejar, eso malo no soy yo o no somos nosotros en ese Yo Colectivo.

Ahora tratemos por unos momentos salirnos de foco, mover nuestro punto de vista, ser un ojo externo, no siendo parte, si quieres como si fueses un extraterrestre. Te propongo que mentalmente te alejes del planeta tierra y veas que hacemos los humanos por la tierra, que hacemos con ella.

¿Qué ves?

Si respondes con sinceridad verás que la estamos destruyendo, también que estamos siendo egoístas, perdiendo los valores, nos estamos olvidando del respeto, y pensamos que somos alguien por lo que tenemos materialmente o por los objetivos logrados en función de cumplir con mandatos culturales hasta biológicos.
Estamos perdiendo nuestra esencia de amor, la esencia de nuestra alma.

Ahora, si dejas de ser ese ojo externo, si vuelves a ser el humano que eres, ¿Cambiarías esas cosas que sabes de ti que no están tan bien?, ¿Sabes que puedes comenzar con el cambio?

Como sucede en la vida, esas cosas que vemos, sentimos o escuchamos como obstáculos nos llevan a quedarnos esperando que las cosas cambien y la experiencia te habrá demostrado que nunca lo harán por sí solas, porque para que eso suceda, la única forma es salirnos de la zona de confort y CAMBIAR, si queremos que algo cambie, necesariamente nosotros debemos cambiar.

Entonces, ¿Qué ves ahora?

Que somos el reflejo de esta pandemia, somos la pandemia.

Lo bueno es que no todo está perdido, este es un comienzo.

Para sanar de una enfermedad, una relación vincular, un obstáculo, una emoción, es dándonos la oportunidad de traerlo al consciente, entenderlo y luego ACCIONAR desde el aprendizaje, siendo coherentes con nuestros pensamientos.

Entonces, ¿Cambiamos?

Mañana seguramente ya no seremos los mismos; depende de nosotros qué vida queremos y luego lo externo a nosotros, energéticamente, atraerá nuestra esencia.
Lo que somos, o como somos, atrae lo semejante, eso es un hecho indiscutible.

Por un YO mejor, por un hogar mejor, por una vecindad mejor, por un barrio mejor, por una ciudad mejor, por una provincia mejor, por un país mejor, por un mundo mejor, por un universo mejor y por más, soy consciente y actúo en consecuencia.

Aldo Enrique Zurzolo
Terapias complementarias

  • Sitio web: https://www.sanandoelalma.com.ar
  • Facebook: @SNA.sanandoelalma
  • Instagram: @aldozurzolo